Periodos de la Historia /

La era liberal / Hechos

El séptimo “niño héroe”

Por: Francisco Javier Máximo Enrique

El General Miramón ha sido el presidente más joven que ha tenido México El General Miramón ha sido el presidente más joven que ha tenido México

Si bien de pequeños nos enseñaron que fueron seis los valientes cadetes que defendieron el Castillo de Chapultepec, aquellos llamados “Niños Héroes”, la historia nos dice que fueron cientos los valientes que a pesar de no ser niños, eso es lo de menos, participaron en el heroico acto de valentía.

Sin embargo la historia oficial se encargó de reducir la jornada de Chapultepec, exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero entre los demás desconocidos se encontraba un joven de 15 años de edad, aquel que se convertiría en presidente de México por parte del partido conservador y rival de Benito Juárez.

Miguel Miramón siendo un joven cadete, estuvo a punto de morir en el ataque de los norteamericanos sobre el Castillo de Chapultepec. Nacido en la Ciudad de México, un 29 de septiembre de 1831, hijo de una familia militar, desde pequeño se vio interesado por las armas e ingresó al Colegio de Militar en 1846, a la edad de 14 años.

En 1847, los estadounidenses avanzaron por el norte de la República y desde el puerto Veracruz y llegaron al valle de México en el mes de agosto. Después de una serie de sangrientas batallas, los norteamericanos se prepararon para la embestida final sobre la capital de México en septiembre.

El general Winfield Scott, comandante del ejército invasor, decidió atacar la ciudad por el poniente, lugar donde el cerro de Chapultepec dominaba la ruta. Durante el 12 de septiembre, el castillo fue bombardeado para preparar el golpe final al día siguiente. El general Santa Anna, comandante del ejército mexicano, pensó que aquello sólo era un ardid, y que el verdadero asalto sería por el sur, decidió reforzar el Castillo con solo 800 hombres.

Después de aquel intenso bombardeo, muchos hombres apoderados por el temor desertaron, algunos continuaron y los jóvenes alumnos del Colegio Militar permanecieron en sus puestos.

A las 8:00 de la mañana del 13 de septiembre, el bombardeo cesó y el ejército estadounidense comenzó el ataque. Armados con sus rifles y bayonetas, los jóvenes se mantuvieron firmes. Entre el grupo que defendía las faldas del cerro se encontraba el cadete Miguel Miramón, quien fue herido en el rostro. Estuvo al borde de la muerte a manos de la bayoneta de un militar estadounidense, y sólo la oportuna intervención de un oficial norteamericano impidió que aquel soldado acertara el golpe mortal.

La providencia le salvó la vida aquel día, más no ocurrió lo mismo con seis de sus compañeros. Con el tiempo aquellos cadetes muertos se convertirían en los seis “Niños Héroes”, y la defensa heroica de su colegio, en una de las leyendas más populares de la historia de México. Honrados y venerados se transformarían en auténticos símbolos del sacrificio a la Patria.

Miguel Miramón tomaría un rumbo distinto y terminaría incorporándose a las filas conservadoras y al imperio de Maximiliano.

Comparte y Comenta:

Comparte
 

Te puede interesar: