Periodos de la Historia /

La revolución / Personajes

Huerta, Victoriano

Por:

Victoriano Huerta,  (1845 – 1916) Victoriano Huerta, (1845 – 1916)

(Colotlán, Jal., marzo 23, 1845 – El Paso, Texas, enero 13, 1916)

El sentido de oportunidad parecía una virtud inherente a él: la mayor parte de su vida estaría en el lugar adecuado, en el momento adecuado. De inteligencia “despierta y ambiciosa”, disciplinado, servil y con la tenacidad propia de su raza, Victoriano Huerta fue escalando los peldaños de la política nacional. Su ferocidad, comprobada en la campaña contra los yaquis en Sonora y los mayas en Yucatán –a principios del siglo XX-, le ganó la reputación de un “animal sediento de sangre”. Colaboró cercanamente con Bernardo Reyes en Nuevo León y cuando Porfirio Díaz dejó la ciudad de México para marchar al exilio (mayo de 1911), formó parte de la escolta del presidente depuesto. Con toda suerte de artimañas, e indudable talento para la intriga, durante el régimen maderista Victoriano se ganó la confianza del presidente Madero. Al estallar la Decena Trágica en febrero de 1913, Huerta no pensaba en la traición. Cuidadosamente esperó el momento adecuado para dar el golpe y la suerte le sonrió: Madero le entregó el mando militar. A los pocos días, tenía en sus manos al gobierno y a los rebeldes de la Ciudadela. Huerta optó por la alianza con los sublevados pero sin dar ventajas. Llegó a la presidencia con la bendición del embajador de Estados Unidos, Henry Lane Wilson y poco a poco se convirtió en dictador. Ordenó los asesinatos de Madero y Pino Suárez, semanas después despachó a sus aliados, removiéndolos de sus cargos o enviándolos al exilio. Debido a las críticas que recibía del Congreso, durante su gobierno ordenó su disolución y la mayoría de los diputados fueron encarcelados, además ordenó el asesinato del Senador Belisario Domínguez y del Diputado Serapio Rendón, entre otros. Para hacer frente a la revolución, ordenó la militarización de la Escuela Nacional Preparatoria. Ante el avance incontenible de la revolución Constitucionalista, el 15 de julio de 1914, Huerta renunció y abandonó el país. A mediados de 1915 intentó regresar a México y organizar un movimiento rebelde. Rebasaba ya los sesenta años y su salud estaba terriblemente deteriorada por la cirrosis hepática. Acusado de conspiración y de violar las leyes de neutralidad fue recluido en Fort Bliss. Falleció el 13 de enero de 1916.

Comparte y Comenta:

Comparte
 

Te puede interesar: