Periodos de la Historia /

La reconstrucción / Vida Cotidiana

El orgullo de la seducción: Emilio “el Indio” Fernández

Por: Natalia Arroyo Tafolla

Columba Domínguez fue uno de los amores de Emilio Columba Domínguez fue uno de los amores de Emilio "el indio" Fernández.

La época de oro del cine mexicano está marcada por una extensa serie de grandes actores, actrices, directores, comediantes y cantantes. Uno de los íconos –el cual se rumoraba que había sido el modelo para las estatuillas del Oscar– fue Emilio “el Indio” Fernández. Dejando de lado sus roles dentro del cine, su vida amorosa estuvo llena de anécdotas que hoy les traigo a sus pantallas.

Conoció a una chica cubana de 16 años, que sería su primera esposa en 1941: Gladys Fernández. Fue un matrimonio corto que terminó muy deteriorado. El Indio “acusaba de coqueta e infiel a su esposa, reclamaba para no ser reclamado, enclaustraba para tener mayor libertad y en lugar de asumir sus traiciones se quejaba como un hombre burlado.” Sin embargo, lo que más afectó esta relación, fueron las proezas de Emilio por conquistar a la diva hollywoodense: Dolores del Río, un fantasma idílico presente en la vida del actor.

El Indio se desvivió por Dolores, siempre con espléndidos regalos. Durante meses, a diario la sorprendía con algún detalle e incluso cuando no le alcanzaba para comprarle joyas, le enviaba magníficas copas de cristal con luciérnagas atrapadas.

Si han estado en Coyoacán, en la calle “Dulce Olivia”, se darán cuenta que el romántico Indio inmortalizó a su amor platónico: la actriz Olivia de Havilland, que nunca conoció en persona. El Indio le pidió al presidente Miguel Alemán que prolongarán esa calle hasta su mansión para después bautizarla. De esta manera, la tuvo siempre cerca y simbólicamente -convertida en calle- siempre a sus pies.

María Félix y el Indio trabajaron juntos en Río Escondido Enamorada, dos personajes con una capacidad de seducción sorprendente, sin duda habría un duelo pero, ¿quién ganaría? ¿El mujeriego Indio lograría domarla? ¿O la Gran Diva sometería al donjuán a sus caprichos? Ninguno querría dar su brazo a torcer. En una ocasión, el Indio mandó remodelar el camerino de María. Los escenógrafos se esmeraron en crear lo propio de una reina, lo más ostentoso, impresionante y caro… Cuando María entró con aires de grandeza, sus ojos brillaron, comenzó a inspeccionar y se detuvo en las cortinas, ¡había encontrado una pequeña mancha! Salió del lugar enojada y el Indio exclamó: “hemos creado algo imperfecto. Hay que hacer otro más grandioso y sobre todo, impecable.” Empapó de gasolina el camerino y le prendió fuego.

La relación más estable que el Indio mantuvo fue el matrimonio con Columba Domínguez. Estuvieron juntos por siete años. El Indio siempre afirmó que ella había sido su mayor creación, pues de ser una extra del montón, la convirtió en estrella y forjó en ella todo lo que él creía que era ideal en una mujer. La relación colapsó porque Columba “se rebeló”. Se fue a Italia y cuando regresó ya no tenía sus trenzas, se había cortado el cabello –el Indio no soportaba a una mujer con pelo corto– y lo tiñó de rubio. Además, Columba estaba embarazada y el Indio no quería más hijos. Ella decidió tenerlo sin su consentimiento y el rompimiento fue brutal. Después, ella tomó una actitud más liberal e hizo uno de los primeros desnudos del cine mexicano en Historia de un abrigo de mink.

Tuvo otros breves matrimonios con Gloria Cabiedes y con una quinceañera norteña llamada Beatriz. Además de ellas, tuvo un sinfín de amantes. Las mujeres eran clasificadas como “las que ya habían andado con el Indio y querían volver con él” y “las aspirantes a ser sus amantes”, no había más. Se dice que el Indio mandó construir su casa con laberínticas escaleras, puertas y pasadizos secretos para que sus mujeres nunca se toparan entre ellas. Una especie de casa escheriana.

Para el Indio Fernández, todas las mujeres eran suyas y podía ser tachado de mujeriego y asesino –mató en Torreón a un campesino que lo retó–, pero jamás de violador, pues nunca tomó a una mujer por la fuerza. Al final, el Indio sentenció: “no creo en los amores, las mujeres siempre traicionan”.

 

Enlace Youtube 

El Indio Fernández también llegó a Hollywood <a target="" title="" href="http://youtu...

Comparte y Comenta:

Comparte
 

Te puede interesar: