Artes /

Artes Visuales

¿Quién es la Diana Cazadora?

Por: Natalia Arroyo Tafolla

La Diana Cazadora La Diana Cazadora

A menudo nos encontramos transitando por las calles de la ciudad de México de una manera casi automática, sumergidos en el alboroto de una metrópoli que parece no descansar. Cada vez es más común que esta algarabía nos impida apreciar los detalles del paisaje urbano y sus elementos como fuentes, monumentos y esculturas, que están ahí por alguna razón y que tienen una historia que contar.

Hay una mujer, cuyo cuerpo se encuentra en dos sitios del Paseo de la Reforma: en la fuente de Petróleos y en la fuente de la Flechadora de la Estrella del Norte, comúnmente conocida como la Diana Cazadora.

En 1942, el presidente Manuel Ávila Camacho encargó una obra al arquitecto Vicente Mendiola y al escultor Juan Olaguíbel, quienes en ese tiempo realizaban algunos trabajos en las instalaciones de Petróleos Mexicanos. Ambos le echaron ojo a una secretaria de 16 años y comenzaron su labor de convencimiento, pues en ella vieron la silueta perfecta para hacer a la Diana Cazadora.

Por temor a perder su empleo y a los “qué dirán” de su familia y de la sociedad conservadora de la época, la joven se negaba a posar, hasta que un día -cuenta "la Diana"- “tomé mi traje de baño y fui al taller del escultor”. ¿Quién es la Diana Cazadora? Su nombre, Helvia Martínez Verdayes. “Me entró una tremenda timidez. Vi al techo queriendo esconderme de sus miradas -relata el primer día en que posó desnuda-. Poco a poco bajé la vista y descubrí sus admirados rostros, sus ojos sobre mi cuerpo. Me latía el corazón. Me explicaron cómo tensar el arco hacia el cielo, hacia el suelo, a un lado y al otro. Tomé el arco y me convertí en la Flechadora de la Estrella del Norte. Giraba, flotaba.

La fuente fue inaugurada el 10 de octubre de 1942, y pese a los rumores sobre la identidad de la modelo, se mantuvo el anonimato durante más de 50 años. La Primera Dama, Soledad Orozco de Ávila Camacho y la Liga de la Decencia, obligaron a que se modificara la versión original y se le soldara un taparrabos. Ante esto, Helvia entristeció por la falta de amor a la belleza artística. Por fortuna, en 1966 fue removido el taparrabos. La escultura original se deterioró al quitarle el taparrabos y fue donada al municipio de Ixquimilpan, en el estado de Hidalgo, (Olaguíbel hizo una réplica del molde original, que es la Diana que se encuentra en el Paseo de la Reforma.

Había una persona que sabía el secreto de la Diana Cazadora, quien le hizo una propuesta a Helvia diez años después. “Vamos a hacer un gran monumento a la expropiación petrolera, una fuente en el Paseo de la Reforma y el boulevard Manuel Ávila Camacho. La figura central es una hermosa mujer. Nada más lógico que una petrolera. Queremos que sea usted”, le dijo el Ing. José Colomo, subdirector de producción de PEMEX. En un principio ella negó ser la modelo de la escultura anterior, pero al cerciorarse de que su empleo no corría riesgo alguno y después de una conversación sobre el asunto, Helvia accedió a volver a posar para Juan Olaguíbel.

A pesar de quedar inmortalizada en el Paseo de la Reforma, Helvia Martínez también sufrió tragos amargos a causa de ello. Jorge Díaz Serrano, director de PEMEX en el sexenio de López Portillo -de quien era gran amigo-, era su pareja y se transformó al enterarse por la propia boca de Helvia sobre la situación. Hubo grandes problemas en su relación amorosa, enfermedades y vicios, mismos que pudieron resolver con el paso del tiempo.

Sin embargo, el verdadero infierno que vivió Helvia fue de diciembre de 1983 al 30 de julio de 1988, cuando Díaz Serrano fue detenido y llevado a prisión. A pesar de un sinfín de trabas que les pusieron, se casaron el 24 de octubre de 1986, dentro del reclusorio, con apenas dieciocho invitados y dando por terminada la boda a las cinco de la tarde. “Como la Diana, viajé entre soles y sombras. Soy feliz, porque Díaz Serrano es un hombre que tiene un lugar en la historia de México. Una gran historia de amor”, concluye en una entrevista la mujer perpetuada en una de las principales avenidas de la ciudad de México.

Comparte y Comenta:

Comparte
 

Te puede interesar: