Todo por un trapo: la invasión a Veracruz

La revolución - Hechos

 Mediados de abril de 1914.  Bajo el encabezado a ocho columnas narrando los sangrientos enfrentamientos en la ciudad de Torreón, impreso en la primera plana del periódico El Imparcial, aparece un titular menor: 

""El incidente de Tampico nunca tuvo importancia. La malicia y la estupidez que en todas partes abundan, propalaron en los últimos días escándalos y embustes respecto de un incidente que nunca asumió importancia"".

La nota era acompañada por un ir y venir de telegramas dirigidos al presidente Huerta, de parte de editores de periódicos estadounidenses, que le exigían respuesta ante un hecho acontecido el 9 abril de 1914 en las costas de Tampico.

""Presidente Huerta, Informes relativos al incidente ocurrido llegan aquí muy ambiguos The Sun agradecería a usted que le comunicara cuál es la versión mexicana respecto a esas controversias"".

""Los casos concretos por los que se queja el gobierno de los Estados Unidos son: la aprehensión de la tripulación de un bote en Tampico… y la retención de un despacho oficial dirigido a la embajada en la ciudad de México.

¿Qué actitud por parte de México cree su excelencia que sea compatible con el honor de ambos países ? The World con gusto publicará cualquier explicación…"".

""¿Por qué se niega usted a saludar a la bandera de los Estados Unidos? El pueblo de aquí es su amigo. No podemos comprender la actitud que ha asumido, al no hacer público lo ocurrido... Editor Boston Post"".

De manera pertinente fueron publicadas también las respuestas de Huerta, quien intentaba acabar con los dimes y diretes de lo que consideraba un problema menor con frases como: ""México no tiene controversias con nadie y menos con el gran pueblo americano."" ""Contesto su mensaje manifestándole que los cargos que se hacen al gobierno de la república son infundados… la marcha de la escuadra americana, nada modificará la política honrada y serena del gobierno de esta república""

Las crónicas de este conflicto internacional al paso de pocos días comenzaron a ocupar las primeras planas de todos los periódicos. ""Dos incidentes ocurridos en Tampico y en los que la razón nos asiste, asumen carácter de gravedad. Nuestro gobierno se esfuerza por conservar la paz pero no a costa de nuestra dignidad"". ""La justicia y por consecuencia Dios se hallan de nuestro lado"".

Lo que parecía iba arreglarse con un saludo simultáneo de banderas, se convirtió en una guerra no declarada, pero sí asumida de Estados Unidos a nuestro país, por no perdonarle a Huerta su decisión de no inclinarse ante la bandera americana.

""La sangre ha corrido en Veracruz. El suelo de la patria está conculcado por el invasor extranjero"".

La prensa no hablaba de otra cosa que la intervención norteamericana, el tamaño de las letras in crescendo parecía gritar a los lectores:

""El infame presidente de la Casa Blanca ordenó que tropas americanas desembarcaran cobarde y miserablemente en Veracruz"".

""¡Muramos, pero matemos! Hombres, niños, ancianos, mujeres, todos los mexicanos se estremecen de ira, ante la incursión de los salvajes marranos yanquis"". ""¡Hay que hacer con tales puercos longanizas para nuestros perros!""

Durante 8 meses, periódicos oficiales e independientes se llenaron de sangre narrando el desarrollo de los sucesos que estremecieron al país.

""Todo por un trapo"", escribió el periodista Ricardo Flores Magón, al inicio del  conflicto, en el periódico Regeneración. ""Los periódicos burgueses llenan planas anunciando la guerra entre México y los Estados Unidos; se hacen cálculos de con cuántos soldados amarillos se dominará México… Parece mentira que se gaste tanta energía, talento, tiempo y dinero en tales pamplinas. Los tiempos que corren son bárbaros… Tanto mitote y ¡Todo por un trapo!"".