San Juan del Río

Querétaro - Turismo

A poco más de 50 kilómetros de Querétaro está este poblado que ha destacado por su producción de ópalo, sus santuarios e iglesias, y la belleza de sus construcciones.
San Juan del Río es para recorrerse a pie, de manera que se puedan apreciar los edificios coloniales y los atractivos naturales que lo rodean. La primera parada puede ser la plaza principal, frente a la cual se encuentra la Parroquia de San Juan, del siglo XVII. Más adelante está el Puente de la Historia, construido entre 1710 y 1711 por el arquitecto Pedro de Arrieta, que perteneció al Camino Real de Tierra Adentro. En el Templo del Sagrado Corazón, del siglo XVIII, se pueden apreciar cuatro cúpulas; mientras que en el Santuario del Señor del Sacromonte, del siglo XIX, se ve la fachada de cantera, la torre campanario y la torre reloj. Otras edificaciones que vale la pena observar son el Beaterio de las Hermanas Terceras, el Templo de Santo Domingo y el Templo del Calvario.
Uno de los principales atractivos es el Museo de la Muerte, que presenta a ésta como un fenómeno cultural. Dicho museo está en un edificio del siglo XVIII que antaño funcionó como cementerio. También destaca la Sala Museográfica Ixtachichimecapan; se exhiben piezas arqueológicas encontradas en la zona, algunas de las cuales presentan influencia teotihuacana. Para conocer más del pasado prehispánico, se puede visitar la zona arqueológica del Barrio de la Cruz, al sur de la ciudad, que data del año 500 a.C.
El Club San Isidro cuenta con excelentes instalaciones deportivas, aunque también hay otros centros recreativos como el Parque Ecológico Ferrocarriles, Paso de Guzmán y Pedregoso Infonavit.
Su artesanía es a base de ópalo, piedra semipreciosa que se trabaja mucho en la región y que incluso es exportada a otros países, principalmente a Japón. En los portales hay múltiples negocios donde se venden otras artesanías, como carpetas y servilletas tejidas, piezas de alfarería y objetos labrados en cantera.