Recetas Revolucionarias

Recetario

¿De qué se alimentaban los revolucionarios? Acercarnos a la dieta cotidiana de la época de la Revolución Mexicana es acercarnos a la cocina cotidiana en diversos puntos geográficos de nuestro país. En momentos terribles de guerra no podemos pensar en sofisticaciones culinarias porque en ocasiones no había ni que comer. Entonces, ¿cómo solucionaron los problemas alimenticios? Con lo que había disponible. Y así se dice que surgieron los chilaquiles y las tortillas combinadas que originalmente no se doraban en manteca porque no se encontraba en los caminos.

Chilaquiles

Modo de Prepararse: Se ponen a secar las tortillas al sol, luego se ponen en el comal para que agarren color y textura dura. Salsa: Se ponen a hervir tomates verdes sin piel con algunos chiles serranos en abundante agua. Una vez hervidos se escurren y se muelen en el molcajete. Se vuelven a poner en el agua hervida en que se cocieron. Se deja sazonar con sal. Se le agrega el ajo crudo bien molido en el molcajete. Se agrega el cilantro. Se pone sal al gusto. Se vacían las tostadas en la salsa y se sirven. Si hay crema se le agrega con cebolla picada.

Tortillas combinadas

Modo de prepararse: Al maíz recién molido en el metate se le muele también el nopal seco. Con ello se hace la masa, se le da forma con las manos y se pone en el comal. Es delicioso y con muchas propiedades como la fibra, la energía que produce y la delicia al paladar. Viva México y a comer se ha dicho.