Puerco en estofado: un veneno para Hidalgo.

Recetario

Este guiso se dice que le gustaba mucho a don Miguel Hidalgo y Costilla. Incluso se rumoreó que lo querían envenenar sus enemigos mezclando poderosos ingredientes tóxicos con este suculento platillo. Transcribo la receta tal como se encuentra el manuscrito en el archivo del convento de las religiosas concepcionistas del convento de San Miguel Allende (antes El Grande). Cada quien deberá darse a la tarea de usar su imaginación y atreverse a elaborarla con su toque personal. 

Se puede utilizar puerco o gallina. Se mata la gallina y la carne se pone aparte con sal y pimienta. En una cazuela se pone aceite de olivo y se pone la carne que se apartó. Se le agrega tomate y jitomate, la misma medida. Ajo, pasas y trocitos de piña y especias. Todo junto en fuego lento, laurel, tomillo, etc. Se sirve rezando una salve a Nuestra Señora.