Por un lugar en la historia: Bernal Díaz del Castillo

El siglo de la conquista - Hechos

Bernal Díaz del Castillo escribió la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España abrigado por un sentimiento de desplazamiento: se sabía protagonista de la conquista y buscó vindicar su lugar.  Nacido posiblemente en 1492, en Medina del Campo, Castilla la Vieja, recibió sólo instrucción elemental y él mismo escribió en su obra que era ""idiota y sin letras"".

Llegó al Nuevo Mundo hacia 1514 buscando actividad en el Darién -Este de Panamá- pero no encontró suerte y se trasladó a Cuba. De inteligencia ágil y decisiones rápidas, Díaz del Castillo participó en 119 batallas. Hombre valiente y ambicioso, lo movía el ímpetu de la aventura, el deseo de fortuna, fama y riquezas. Los beneficios y bienes materiales que se le otorgaron después de la conquista no eran nada despreciables pero a su parecer, fueron insuficientes. En su ambición, exigió más encomiendas, indios, tierras -aunque no siempre le fueron concedidos- y actuó con el incentivo de encontrar el oro de la mixteca.

Con más de 70 años, comenzó a escribir su obra que terminó en 1568. Para entonces, ya sólo sobrevivían cinco soldados de los que originalmente participaron en las expediciones de Cortés. ""Y estamos muy viejos -escribió Bernal-, y dolientes de enfermedades y muy pobres y cargados de hijos e hijas por casar, y nietos y con poca renta y así pasamos nuestras vidas con trabajos y miserias"".

El historiador Joaquín García Icazbalceta (1825-1894), señala que Bernal tomó la pluma para reivindicar parte de la gloria que les correspondía. En sus páginas se nota una admiración tan sincera y profunda a las grandes prendas de Cortés que cuando ""concluimos la lectura de su obra -dice Icazbalceta-, quedamos dispuestos a adjudicar a los capitanes y soldados una buen aparte de la gloria de Cortés, sin que éste pierda nada de la que hasta entonces le habíamos concedido"".

La crónica de Bernal permaneció olvidada cerca de 70 años. El maestro fray Alonso Remón, cronista de la orden de la Merced, encontró el manuscrito en Madrid en la librería de Lorenzo Ramírez de Prado y la dio a la prensa. Durante la impresión murió el editor y Fr. Gabriel Adarzo continuó el trabajo hasta publicarla en Madrid,  en 1632, en un tomo. Uno de los descendientes de Bernal, señaló que la edición de fray Alonso Remón tuvo supresiones y alteraciones de lo cual se dio cuenta al cotejar el impreso con el borrador.

El mérito literario de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España es su narración fluida, fácil, y sencilla, pero a la vez profunda por su aguda observación y sensibilidad. La fidelidad que siempre le tuvo Bernal a Cortés se refleja en su relato en el que trata de limpiar su nombre que muchas veces fue manchado por otros cronistas.

 

Enlace YouTube. Tenochtitlan

<a target="""" title="""" href=""http://youtu...