Panorama histórico de los judíos en Monterrey

Nuevo León - Población

Encubiertos como católicos para evitar los castigos ancestrales, fueron judíos los padres fundadores en el estado; Alberto del Canto fue el primero, de origen sefardita.

El segundo, Luis Carvajal, perseguido por la Santa Inquisición y el tercer fundador, don Diego de Montemayor que nombró al territorio como Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey.

Alrededor de 1890, Gustavo Levy, alemán; Samuel Ledever, húngaro, y Daniel Guggenheim de Estados Unidos, establecen negocios relacionados con la minería durante el porfiriato; de ahí las bases de la modernidad judía en el norte de México y lo que formaría después la comunidad israelita en Monterrey.

En el Registro de Extranjeros de 1932 consta que más de 5,000 vivían en Monterrey: 250 de ellos judíos, apunta la historiadora Ana Portnoy, mayormente lituanos, polacos y rusos. Alrededor de 30 jóvenes solteros y seis familias nucleares vivían en la capital; establecieron una comunidad que brindaba servicios religiosos, actividades recreativas y educativas; abrieron una biblioteca con 50 títulos y periódicos en yidish, el Club Social Hatikva (esperanza en hebreo) y el Colegio del mismo nombre en 1935, actualmente el Nuevo Colegio Israelita de Monterrey.

En la actualidad la comunidad judía cuenta con 120 familias, 500 personas aproximadamente. Disponen de servicios religiosos propios y un cementerio en la colonia San Jorge; viven plenamente integrados en la vida económica, social y cultural del estado, ejemplo de trabajo y prosperidad comunitaria.