Palmas semitropicales de la zona de Bejucos

Estado de México - Geografía

Dicen los campecinos muchas cosas de las palmas, que no estorban, y si aportan mucha sombra, se les cortan las hojas verdes para evitar que sombreen al maíz, y listo. Así en un terreno puede haber palma y maíz, y la palma se beneficia del cultivo.

La región de Bejucos, en el suroeste del estado, está formada por tierras bajas con extensos valles semiáridos cubiertos por aislados manchones de selva baja caducifolia o selvas secas, con aisladas plantas de palmas de 4 a 5 metros de altura entre la vegetación arbórea predominante de hasta 12 metros de altura y áreas densas de arbustos 3 a 5 metros de altura.

Esta región llamada también Tierra Caliente, ocupa los límites del Estado de México con Michoacán, donde se encuentran los grandes ríos Bejucos y Pungarancho; al norte del poblado de Bejucos se encuentran las tierras elevadas de la Sierra de Nanchititla, una de las más grandes y altas mesetas boscosas del estado, con vegetación de encinos y pinos, palmas, arbustos aislados, y plantas tropicales. Aquí las palmas (familia Arecaceae o Palmae), crecen y prosperan debido a la ganadería extensiva y su resistencia a los incendios forestales.

En las tierras más altas que superan los 900 metros sobre el nivel del mar, la vegetación es diferente, las cañadas cuentan con bosque mesófilo de montaña y estratos bajos cubiertos de palmas de 2 a 3 metros de altura, herbáceas, helechos y orquídeas; y en las mesetas más altas que tienen promedios de 1,500 metros sobre el nivel del mar, destacan los encinos y pinos, con palmas de tallas bajas en las laderas y paredes verticales.

En la región, las palmas se han usado en la eleboración de petates, sombreros, cestos, tapetes, bolsas, palmatorias para Domingo de Ramos y artesanías.

¿Donde está?

En el suroeste del estado, entre Tejupilco y Ciudad Altamirano.