Qué poca...: el origen del 10 de mayo

Nota Curiosa

Desde semanas antes, los niños preparan en sus escuelas las presentaciones para el festival, sacan sus mejores dotes para las manualidades que se convertirán en obsequio; globeros en cada esquina y flores por todos lados; descuentos y promociones en todas las tiendas y ¡qué decir de los restaurantes!, pobre de aquel que no reservó una mesa para festejar el día de las madres.

Y es que este día se ha convertido en la madre de todas las festividades en México. En 2012, por ejemplo, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados registró una derrama económica de 1,500 millones de pesos, en establecimientos de comida. Superó a la Navidad y al Año Nuevo, que registraron 1,200 millones y al 14 de febrero, con 600 millones de pesos.

¿Por qué el 10 de mayo? La celebración tiene sus antecedentes, pero la fecha específica en México, se debe a una convocatoria lanzada por el fundador del periódico Excélsior, Rafael Alducín. El 13 de abril de 1922, propuso elegir un día para festejar a las madres y se dice que se eligió el día 10, porque en aquel entonces el sueldo se pagaba en decenas y no en quincenas, como en la actualidad. El mes fue elegido porque coincide con la consagración de la virgen María.

Yendo un poco más atrás, ya en el siglo XVIII, en Inglaterra, se les daba a los siervos un domingo libre al año llamado ""Domingo de la madre""; ese día se les permitía hornear un pastel y llevárselo a sus hogares para obsequiárselo a las madres de familia.

Julia Ward Howe, fue la primera mujer elegida para la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras. Esta mujer fue precursora del festejo a las madres, pues en 1872, organizó una manifestación a favor de todas aquellas madres que fueron desprendidas de sus hijos que tenían que acudir a la milicia. Después de unos años, la conmemoración quedó en el olvido.

Quien sí tuvo éxito fue un ama de casa llamada Ana Jarvis, también estadounidense. Impulsada por la pérdida de su madre, en 1907 inició una campaña nacional para estipular un día para celebrar a las madres. Se eligió el segundo domingo de mayo, fecha en que la suya había muerto. La celebración fue adquiriendo fama, hasta que en 1914, el presidente Woodrow Wilson, declaró esa fecha como fiesta nacional. Posteriormente, diversos países del mundo adoptaron también ese día para el festejo: Alemania, Australia, Austria, Bélgica (excepto Amberes), Brasil, Chile, Canadá, Colombia, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Estonia, Filipinas, Finlandia, Grecia, Holanda, Honduras, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Perú, Puerto Rico, República Checa, Suiza, Taiwán, Turquía, Ucrania, Uruguay , Venezuela, entre otros.

Arabia Saudita, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Guatemala, India, Malasia, Omán, Pakistán, Qatar y Singapur, festejan, como México, el 10 de mayo. Otros como Polonia, Paraguay, Bolivia, Suecia y Francia, celebran otros días, pero del mismo mes.

En algunos países de Europa del Este se festeja a las madres con su equivalente: el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; en Marruecos, Siria, Líbano y Egipto, las festejan el día de la primavera; y en Corea del Sur generalizan y celebran el Día de los Padres también en mayo, pero el día 8.

El 10 de mayo de 1922, fue el primer festejo oficial a las madres en nuestro país y desde ese día se ofrecieron descuentos en las mercancías y para 1930 ya era considerada por muchos, como una fecha alimentada por el consumismo y la mercadotecnia.
Dicen que todos los días son ""el día de la madre"", pero al menos este día, consiéntanla más. Ya sea que prefiera salir al tumulto o quedarse en la tranquilidad de su hogar, chiquéela, no la ponga a cocinar y por favor, si usted tiene madre, no sea ingrato y no le regale una plancha.