Migración

Estado de México - Población

En México la migración consiste en el cambio de residencia de un lugar a otro entre la fecha censal y cinco años atrás. Los movimientos migratorios que ocurren durante un periodo determinado se definen como migración reciente. Dicha migración contribuye a analizar la movilidad de la población en un territorio, caracterizando los patrones de flujos y corrientes migratorias.

 

En cuanto al volumen, la migración reciente se concentró en determinadas divisiones administrativas, tanto en los inmigrantes como en los emigrantes. En 1970 hubo cuatro entidades que concentraron alrededor del 60% de la inmigración reciente total, ocho en 1980 y nueve en 2000 y 2005. En el caso del Estado de México estuvo presente en todo el periodo, consiguiendo ser siempre una de las entidades con mayor número de migrantes. Pese a esto, su importancia fue descendiendo, ya que mientras en 1970 el Distrito Federal y Estado de México concentraban 50% del flujo total, para 2005 la participación de este estado industrial cayó a 25%.

 

La migración primaria alcanza en el Estado de México 67.3% como se observa en la tabla de migración reciente, y esta se ubica preferentemente en los flujos dominantes, más de 450,000 personas. La migración secundaria es del 20.4%, es decir, aquellas personas con uno o varios ""saltos migratorios"" antes de llegar al estado; en el caso del Estado de México, el contraflujo es de 12.3%, equivalente a la migración de retorno.

 

El Estado de México, por ser una de las seis entidades con mayor número de emigrantes, pone de manifiesto una importante rotación poblacional, tanto de entradas como de salidas de población. A su vez, el Estado de México, como en el caso de los inmigrantes, fue una de las entidades con los mayores montos de población expulsada, y su participación fue al alza, pasando del 23% en 1970 al 33% en 2005.

 

La tabla del balance migratorio del estado, de 1930 a 2005, muestra claramente que el Estado de México es un atractor de población a partir de los años 50 del siglo pasado, permaneciendo esta tendencia hasta la actualidad. Entre 1970 y 2005 se dieron seis corrientes migratorias fuertes, e inclusive en 1990, la corriente migratoria conformada por la dupla Distrito Federal-Estado de México llegó a ser 9.1 veces mayor que en los años 80. Una muy buena parte de esta corriente se conforma con personas que llevaron a cabo una movilidad residencial intrametropolitana. En el caso del Estado de México debido a este fenómeno, se ordenó la expansión urbana y la promoción de infraestructura y satisfactorios colectivos básicos a la población. Para 1980 el Estado de México emergió como un destino competitivo al Distrito Federal, particularmente los municipios conurbados.

 

El mismo patrón se observa en la minería de datos sobre migración absoluta de 1921 al 2000 para los mexiquenses. Los inmigrantes comienzan a tener un flujo importante desde los años 50 del siglo pasado, con carácter sostenido, y los volúmenes de población migrante se dimensionaron llegando a flujos arriba de un millón de personas en los años 70 del siglo pasado. Este fenómeno poco explorado, la ""supra movilidad"" poblacional, tendrá consecuencias decisivas en el futuro del Valle de México en el presente siglo.

 

Por último, cabe señalar que la migración absoluta, o de toda la vida, se capta con las preguntas lugar de nacimiento y lugar de residencia actual. Se denomina migración absoluta porque se comparan dos momentos extremos en la vida de la persona: el de su nacimiento y el de su residencia en la fecha del levantamiento censal correspondiente a la medición.