Los secretos de la Reina Roja

Datos Curiosos, México Prehispánico - Personajes

En 1994, dentro del Templo XIII de Palenque, Chiapas,  fue descubierta la Reina Roja,  una osamenta femenina cuya muerte se fechó en el año 672 d. C.. Fue bautizada así debido a su tono escarlata, causado por el efecto de los aproximadamente tres centímetros de cinabrio –sulfuro de mercurio- que la cubrían.

            Por el rango de esta mujer y  los misterios a su alrededor, este hallazgo fue de suma importancia. ¿Quién era la Reina Roja? ¿Por qué mereció el honor de ser la única mujer maya sepultada dentro de un sarcófago en un templo? ¿Cuál era el origen y significado de su extenso ajuar?

            Emiliano Melgar Tísoc, arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se propuso desentrañar estos misterios.

             Utilizando técnicas de microscopía electrónica y arqueología experimental, trabajó con una muestra de 44 piezas pertenecientes a la diadema, las orejeras y el collar de la Reina, elaborados de jadeíta; así como la máscara de malaquita, para reconstruir su proceso de elaboración y compararlo con el de otras piezas de la lapidaria prehispánica del área maya.

Pistas para conocer a la Reina

  • La Reina Roja debió tener entre 40 y 45 años, media poco más de metro y medio y estaba aquejada por la osteoporosis, según los estudios que le realizaron.
  • Portaba pulseras, cuentas circulares, un collar y una máscara mortuoria hecha con cien piezas de malaquita y dos conchas a manera de orejeras; dos láminas de obsidiana hacían las veces de pupilas y cuatro de jadeíta fungían como iris.
  • Su cráneo estaba deformado a la moda “tubular oblicua”. La nobleza maya acostumbraba entablillar y vendar las cabezas de las niñas de cuna, un proceso que lograba la deformación craneana, considerada un signo de belleza.
  • Sobre la lápida de su sarcófago se encontraba un incensario y un malacate de hueso, y a su lado reposaban los restos de sus “acompañantes sacrificados”, un niño de aproximadamente ocho años y una mujer de treinta a la que le fue quitado el corazón.

Hallazgos

  • Los estudios determinaron que la mujer no tenía ninguna relación consanguínea con Pakal, por lo que fue identificada como Tz’ak –bu’ Ajawn, esposa de Pakal II, gobernador de Palenque entre 615 y 684.
  • Tz’ak –bu’ Ajawn no era oriunda de Palenque, sino de una urbe cercana llamada Ox te’kuh. Fue hija de Yax Itzam Aatmi, tuun ajaw, “gobernante de la piedra preciosa”.
  • Los objetos que integran su ajuar no están elaborados con la misma técnica de otros encontrados en la tumba, lo que planeta la posibilidad de que el ajuar se fabricó fuera de Palenque.

El trabajo de la asesora forense del FBI Karen Taylor confirmó el parecido de la Reina Roja con los frescos que la retratan, en donde además la presentan como un personaje muy influyente en la vida política maya. Se cree que tras su muerte, Palenque y la civilización maya cayó en decadencia.