Las canciones más Kick-Ass de los 80

Música

Los ochenta fue una época prolífica para la música, sobre todo para un cierto tipo de canciones-himnos que cuando se escuchaban te inyectaban adrenalina, dejándote preparado para la acción todoterreno, pero sobre todo para sacudir por largo rato esa esencial cabellera espesa y bien atendida.

Eye of the Tiger (Survivor). Uno de los más grandes éxitos de MTV y la radio en 1982. Canción compuesta para la película Rocky III, cuando Stallone no consiguió los derechos de Another One Bites the Dust, de Queen.

The Final Countdown (Europe). Simplemente escuchar el distintivo sintetizador del principio era suficiente para pararse como resorte y lanzarse a conquistar cualquier mundo post-apocalíptico. La banda de metal-pop sueca Europe lanzó este hit en 1986.

Love is a Battlefield (Pat Benatar). Viajando contra la corriente musical repleta de guitarras fálicas y machos enfundados en piel apretadita, la cantante Pat Benatar rompió moldes en 1984 con esta canción, que no tardó en convertirse en el himno rockero de la Girl Power porque We are Strong!

Don’t Stop Believing (Journey). El grupo Journey fue el epítome de los ochenta. La canción, de 1981, habla de cantar en un bar, de beber, de explotar tus posibilidades, de la soledad, de una chica dispuesta al romance de media noche, en fin de todo lo que arropa el rocanrol. No en balde era la canción favorita del mafioso Tony Soprano, de Los Sopranos y con la cual cerraron la serie en 2007.

Another one bit the Dust (Queen). Un himno que de desde 1981 es sinónimo de victoria deportiva. Sylvester Stallone quiso comprar los derechos para Rocky III, pero Freddy Mercury se rehusó. Curiosamente la película trata de lo que le pasa a la gente que le dice ""No"" a Rocky. La canción también fue centro de atención en la década pues según el movimiento cristiano evangelista contenía mensajes diabólicos subliminales si se tocaba en reversa, algo así como ""fumar mota sí es diversión…"", definitivamente un título más divertido.

Holding out for a hero (Bonnie Tayler). Una de las películas más influyentes de los ochenta fue Footlose, pero más su banda sonora, donde participa este track cantado por la galesa Bonnie Tyler, dama de buen pulmón que se lamenta ""¿¡A dónde se han ido los buenos hombres, dónde están los dioses!?"". El video de la canción es el primero en la historia que promueve exitosamente una película sin que salga una sola escena de la misma.

Jukebox Hero (Foreigner). Una de las más populares entre la chamacada de los ochenta, Jukebox Hero habla de un teenager sencillo que no puede entrar a un concierto y desde afuera bajo la lluvia escucha el sonido de la gloriosa guitarra. Movido por la epifanía compra la suya y sin que nadie le enseñe se convierte en un titán de la seis cuerdas, rockeando por toda la eternidad y, dejaría de ser yanqui, con el problema financiero resuelto.

Ligas de interés:

Eye of the Tiger

Final Countdown

Love is a Battlefield

Don’t stop Believing

Another one bites the dust

Holding out for a hero

Jukebox Hero