Julián Carrillo, la magia de la música

Música - Personajes

Este año se cumplen 50 años de la muerte de Julián Carrillo, músico,  descubridor del sonido 13, nominado al premio Nobel en 1950; es uno de los compositores más importantes de la historia de la música mexicana. Nació el 28 de enero de 1875, en Ahualulco, San Luis Potosí y realizó sus primeros estudios musicales en el Conservatorio Nacional de Música.

En 1899 participó en un concurso en donde se encontraba presente el entonces presidente, Porfirio Díaz, quien, impresionado por su gran habilidad musical, le ofreció una beca para estudiar en Europa.

“Ahí le va un dato aterrador…” –le confesó Carrillo a Álvaro Gálvez y Fuentes en 1958 durante una entrevista radiofónica - “¿Cuánto cree usted que me dieron para gastos del viaje de México a París?... ¡ 237 pesos! y eso que era yo pensionado del presidente de la república…”. El joven músico se matriculó en el conservatorio de Leipzig.

Después de ganar el primer premio por unanimidad y con distinción en el Concurso Internacional de violín del Conservatorio de Gante, en 1904, regresó a México y don Porfirio le hizo llegar un violín Amati, como “obsequio de la nación mexicana”, por sus reconocimientos.

Fue director del Conservatorio Nacional de Música y de la Orquesta sinfónica Nacional de México, además de fundador y director de la American Symphonic Orchestra de Nueva York. Compuso tres óperas: Matilda, Ossian y Zulith, entre otras muchas sinfonías y obras teóricas para enseñar su sonido 13 que consiste en la división de la escala en intervalos más pequeños que los semitonos tradicionales.

Carrillo diseñó y construyó pianos y arpas microtonales, también impulso la utilización de los microintervalos en la escritura musical: “según las escrituras viejas se necesita una pauta para cada instrumento y según las partituras nuevas se necesita solo una línea para cada instrumento”.

Por desgracia, a cinco décadas de su desaparición, se ha convertido en un “compositor de conferencia”. Su legado musical es prácticamente desconocido y sus instrumentos están recluidos y olvidados en algún lugar de San Luis Potosí.