Hugo Gutiérrez Vega: el poeta

Literatura - Personajes

“Hugo Gutiérrez Vega no se la cree –escribió Evodio Escalante-, y sin embargo, escribe. Pero lo hace no desde la mitografía de los llamados ‘espiráculos del dios’, como diría Alfonso Reyes, que reciben la inspiración de las regiones superiores, sino desde un lugar pagano y terrestre csarcomido por la reserva crítica. Esta reserva es un descuido, puede llegar al escarnio”.

La poesía era su pasión, el motor de su vasta obra, pero a lo largo de su vida transitó por varias actividades profesionales: fue abogado, escritor, actor, catedrático, diplomático y académico. Hugo Gutiérrez Vega nació en Guadalajara el 20 de febrero de 1934 y falleció apenas el 25 de septiembre del 2015.

Logró combinar el tiempo del creador, del escritor y del poeta con una larga carrera en el Servicio Exterior Mexicano al que pertenció por más de 35 años, siendo agregado cultural o cónsul de sitios tan disímbolos como Estados Unidos, España, Italia, Rumaia, Líbano y hasta embajador de México en Grecia.

Más de una treintena de libros de poesía y trece en prosa son sus cartas credenciales en el mundo de las letras. Paradójicamente, en este mismo año en que el mundo intelectual lamenta su fallecimiento, su primera obra, Buscando amor, cumplie 50 años de su publicación.

La poesía era innata en Hugo Gutiérrez Vega, desde muy joven comenzó a escribir sus primeros versos, con fuerte influencia de Rafael Alberti a quien conoció y que sin duda se convirtió en su mentor. Durante los años 50, Gutiérrez Vega se relacionó con una brillante generación de escritores que comenzaban a destacar en las letras nacionales: Sergio Pitol, Carlos Monsiváis, Jose Emilio Pacheco y tuvo una gran amistad con Juan Gelman. 

Entre sus obras destacan: Buscado amor (1965), con prólogo de Rafael Alberti; Desde Inglatrera (1971), Samarcanda y otros poemas (1972),Resistencia de particulares (1974), Cuando el placer termine (1976), libro con el que ganó el Premio Nacional de Poesía; Cantos de Plasencia (1977) y Poemas para el perro de la carnicería y otros homenajes (1979), Las peregrinaciones del deseo. Poesía 1965-1986 (1987), Andar en Brasil (1988), Los soles griegos (1990), Cantos del Despotado de Morea (1994), Una estación de Amorgós (1997), Los pasos revividos (1997), Antología personal (1998) y Peregrinaciones(1999), así como varios volúmenes de ensayos.

“Antes de que nacieran los poetas
todas las cosas eran de los niños,
los niños reinaban sobre una tierra indisputada.
Después llegaron los poetas épicos,
los líricos dramáticos, los calvos amorosos,
los profetas gruñones, los asoleaditos,
los telúricos, los gorditos tiesos.
Llegaron y ocuparon los terrenos del misterio

y de las voces que no dicen nada.
Hoy luchan los poetas con los niños…”

Hugo Gutiérrez Vega, “La canción de las cosas cercanas”.