Guty Cárdenas

Yucatán - Cultura

Artista de la canción romántica yucateca, junto a Pepe Domínguez y Ricardo Palmerín, al lado de este último crea el género conocido como bambuco yucateco. Un personaje de bohemia y generosidad, de cantina y amigos. Murió cuando empezaba a vivir.
Su familia, con dinero, ""malcrió"" a Guty con todos sus gustos; desde el 12 de diciembre de 1905 que nació, fue el consentido. Buenas escuelas, buenos maestros de música y  deporte. Tocaba muy buena guitarra, además se defendía al piano, al saxofón y al contrabajo, su maestro predilecto: Pepe Sosa. Rápido en el béisbol y en atletismo, todo un talento.
De su primer desamor a los quince años, compone Flor, da cuenta de su musicalidad y sentimiento; en la misma época, en la ciudad de México, recibe el título de Contador.
Ganó el concurso de La Canción Mexicana con el bolero Nunca, interpretado por el trío Garnica Ascencio. Éxito rotundo; contratos, dinero, viajes, grabaciones y madrugadas. Recorre Estados Unidos, graba en Nueva York y se casa con Ann Patrick, todo esto de 1928 a 1931, meteórico. Guty Cárdenas firmó 35 canciones con su nombre, 13 con su seudónimo ""Yucho"" y compuso dos más con la colaboración de otras personas, sumando 50 canciones originales, además, se sabe que realizó cuatro arreglos, tres firmó con su nombre y el restante con seudónimo.
Carmen, su hermana, cuenta que ""era muy alegre, optimista, simpático, sencillo generoso, gran hijo, hermano y amigo"". En el año 1932, en una cantina de nombre Salón Bach, de la calle Madero, en la Ciudad de México, lo mataron de un tiro en plena bronca. Dicen que Pedro Vargas cantó como nunca en su sepelio.
Entre sus grandes hits con las bases llenas están: Un rayito de sol, Ojos tristes, Golondrina viajera, Flor, Aléjate y Para olvidarte.