En cada nota un amor

Música - Obras

 

 Raquel Díaz de León tenía diecisiete años cuando fue obligada a trabajar en la famosa casa de citas de “La Bandida”. Allí conoció a Agustín Lara. “Tocaba el piano, me besaba y… tocaba el piano. –recuerda Raquel en una entrevista para la televisión-. Una canción, ‘te la estoy componiendo’. Siempre tenía sus canciones para adaptarlas a las mujeres que tenía cerca. A mí me compuso ‘Cada noche un amor’. […] Yo era la p…, la musa que lo inspiró”.

 El músico poeta, parecía tener una sola manera de entender al mundo: sus canciones; influenciadas por la poesía modernista, que tanto le gustaba. Alfonso Reyes,  Enrique González Martínez, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia llegaron a alabar su poesía. Fuente interminable de suspiros para más de una generación.

 La primera canción compuesta por Lara fue “Marucha”, dedicada a uno de sus primeros amores. La primera composición registrada a su nombre fue “La prisionera” que data1926.

 Para 1929 comenzó a trabajar formalmente en sus canciones, hizo amistad con cantantes como Maruca Pérez, Juan Arvizu y el Trío Garnica Ascencio, quienes comenzaron a interpretar sus composiciones.

En septiembre de 1930 inició su carrera de éxitos en la radio con el programa  La hora íntima de Agustín Lara que se caracterizó por el estreno, en cada programa, de una o varias canciones de su inspiración. Al mismo tiempo actuaba y componía canciones para diversas películas.

Tiempo después hizo el programa La hora azul, compartiendo micrófono con intérpretes como Toña la Negra y Alejandro Algara.

 “El flaco de Oro” compuso más de 500 canciones y detrás de cada una hay una historia:

 “Noche de ronda” la creó después de hacer un berrinche con Angelina Bruschetta, una de sus primeras mujeres, porque ella decidió salir sin él a conocer un centro nocturno.

 En 1935 compone “Granada” para que la cantara Pedro Vargas, “el tenor de las américas”, su compadre, quien por muchos años fue su “cantante oficial” que solía decir: “no hay mejor intérprete de mi compadre, que mi compadre”.

A María Félix le dedicó “Aquel amor”, “Humo en tus ojos” y la mítica “María bonita”.

 “Solamente una vez” fue compuesta en Buenos Aires, para José Mojica. También  le compuso una canción al torero mexicano Silverio Pérez.

 “Veracruz”, “Guitarra guajira”, “Tropicana”, “Pecadora”, “Arráncame la vida”, “Aventurera”,  “Amor de mis amores”, “Clave Azul”, “Farolito”, “Dueña mía”, “Lamento Jarocho”, “Madrid”, son solo algunos de sus éxitos que le dieron la vuelta al mundo en las voces de artistas famosos.

La última canción que compuso fue “Estoy pensando en ti” en 1968 -popularizada por la Sonora Santanera-, ofrendada a Rocío Durán, su última esposa. Ya estaban separados, cuando el compositor mandó publicar, a ocho columnas, en los periódicos : “ a mi hija, mi amor y mi templo: estoy pensando en ti”.