El palacio de la pelota

Datos Curiosos

Por Alejandro Rosas

Como reflejo de los vientos modernos que soplaban sobre el país después de la revolución mexicana, algunos deportes que habían comenzado sus propias historias durante el porfiriato, hacia la cuarta década del siglo XX se habían profesionalizado por completo, gozaban ya de sólidas ligas y desarrollaban sus torneos con el apoyo de una afición cada vez mayor.

          Era el tiempo de los espectáculos deportivos que se sumaban a los artísticos y culturales para ofrecer a la sociedad capitalina toda una gama de opciones de entretenimiento. La pelota vasca, los toros, el beisbol, el futbol y el automovilismo se consolidaron entre el gusto del público y entre 1930 y 1970 se construyeron distintos foros para su pleno desarrollo que, además, diversificaron su oferta de entretenimiento.

          El 10 de mayo de 1929 fue inaugurado el llamado “palacio de la pelota”, mejor conocido como Frontón México, construcción estilo art-decó, ubicado junto a la estructura inconclusa de lo que bajo el gobierno de Porfirio Díaz estaba destinado a ser el nuevo palacio Legislativo y que en 1938 fue concluido –no como sede del Congreso de la Unión- sino como monumento a la Revolución.

          Para nadie resultó extraño que el juego de pelota vasca en sus diferentes modalidades –paleta, jai-alai, remonte, paleta goma maciza-, tuviera una sede tan espectacular como el edificio de la plaza de la República. La tradición de este juego se remontaba a la época virreinal donde las apuestas entre los españoles avecindados en México y no pocos criollos eran parte del entretenimiento cotidiano. El gusto por el juego de pelota había logrado traspasar las distintas épocas y las peores circunstancias y el Frontón México abrió sus puertas en una nueva era de paz y estabilidad. 

          Además de los encuentros entre pelotaris con su consiguiente cruce de apuestas que hacía más emocionante cada partido, el Frontón México también abrió sus puertas para otro tipo de eventos como campeonatos de artes marciales o de box, pero quizás uno de los más importantes que nada tenía que ver con el deporte pero sí con la política fue la fundación en septiembre de 1939, del Partido Acción Nacional que estuvo encabezada por Manuel Gómez Morin. El Frontón México cerró sus puertas el 2 de octubre de 1996 por deudas y problemas sindicales.