Conspiración de Valladolid, 1809

Aires libertarios - Hechos

En septiembre de 1809, en Valladolid (hoy Morelia), el militar José Mariano Michelena, junto con otros personajes criollos de la sociedad michoacana, entre ellos, José María Obeso, fray Vicente Santa María, el padre Manuel de la Torre Lloreda, organizaron un movimiento clandestino que tenía como fin organizar una Junta Nacional Gubernativa que tomara el poder a nombre de Fernando VII luego de que éste entregara el poder a Napoleón. Los conspiradores quisieron aprovechar la coyuntura y establecer un gobierno americano, aunque para eso fuese necesario derrocar las autoridades virreinales. 

Los criollos de Valladolid incorporaron a las juntas al indio Pedro Rosales, buscando establecer una alianza con los indios en caso de que fuese necesario tomar las armas, aunque su movimiento pretendía alcanzar la autonomía política de manera pacífica. La promesa a los indígenas era la supresión de tributos. 

La conspiración fue descubierta el 21 de diciembre de 1809 y sus miembros fueron encarcelados. Sin embargo, su influencia había echado raíces en Querétaro y San Miguel el Grande, en donde personajes como Allende, Aldama, Hidalgo y los corregidores don Miguel Domínguez y doña Josefa, continuaron conspirando hasta el inicio de la lucha armada.