Ciudad de Campeche

Campeche - Turismo

Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad, Campeche guarda en su interior historias de piratas y leyendas ancestrales. Haciendas y playas rodean este paraíso con vista al mar, cuyo pintoresco centro parece haberse detenido el tiempo.

 

Esta mágica ciudad conjuga en su interior presente y pasado. Sus calles, llenas de colores vivos y rincones de tradiciones, resguardan ocho baluartes que han sobrevivido al paso del tiempo: San Juan, Santa Rosa, San Carlos, San José, San Francisco, San Pedro, San Miguel y La Soledad, mismos que funcionan como museos, módulos de información turística, biblioteca y jardín botánico.

 

Fundada en 1540 y antaño amenazada por los piratas de Inglaterra, Francia y Holanda, todavía se aprecia parte de la muralla que protegía a Campeche, así como dos de sus fuertes.

 

Durante el día es ideal pasear por la ciudad para conocer sus templos y playas, mientras que en la noche hay que observar el espectáculo de las Fuentes Musicales en la Plaza Patrimonio Mundial. El Parque Principal es una explanada llena de árboles en cuyo centro destaca el quiosco, al norte se ve la Catedral del siglo XVI de estilo barroco, y dos torres muy peculiares. Hacia el oriente destaca la Biblioteca del Estado y detrás una de las cuatro puertas que protegían esta urbe, conocida como la Puerta de Mar.

 

Entre sus artesanías sobresale el sombrero panamá de palma jipijapa, que se fabrica en el poblado de Becal, a unos 100 kilómetros de la ciudad. También se valora el trabajo en madera y cerámica. Si de gastronomía hablamos, la cochinita pibil es un imprescindible, junto con la sopa de lima, los panuchos, los papadzules y el cangrejo moro.

 

Recorrer la capital a pie es fácil, ya que se puede seguir el trazo de la muralla, conocido como Circuito Baluartes, para apreciar sus atractivos. Eso sí, hay que tomar en cuenta el calor y protegerse del sol. Otra opción es el tranvía que recorre la capital cada hora. En sus alrededores están Edzná, Calakmul y Uxmal (sitios arqueológicos) y Calkiní (un agradable poblado).