Cien años de Adolfo Sánchez Vázquez

Literatura - Personajes

En febrero de 1939, Adolfo Sánchez Vázquez, entonces un joven de 24 años se embarcó con destino a México a bordo del buque Sinaia. El 13 de junio de ese año, arribó al Puerto de Veracruz, como muchos otros desterrados españoles –entre ellos, decenas de intelectuales, científicos y artistas- que encontraron en nuestro país refugio y un nuevo comienzo lejos de las garras franquistas.

Nació en Algeciras, Cádiz en 1915. En 1935 inició sus estudios de filosofía en la Universidad de Madrid. En España no conoció nunca a un profesor marxista de “carne y hueso”, su entrada al marxismo sucedió por la vía práctica.

Desde temprana edad se incorporó a la “Juventud socialista unificada” y luchó contra el fascismo, primero en el periodismo militante y después en la lucha armada.

Tras su llegada a México, tuvo que realizar todo tipo de tareas para subsistir: trabajando seis horas como traductor y escribiendo, por encargo, novelas basadas en guiones cinematográficos, Gilda, por ejemplo. Al tiempo que reanudaba sus estudios universitarios, llegando a doctorarse en filosofía por la Universidad Autónoma de México.

Los dos acontecimientos históricos que marcaron su cambio hacia un marxismo abierto, renovado y critico, fueron el XXII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética -donde se denunciaron todos los horrores del estalinismo- y la Revolución cubana.

Fue amigo de Cuba y de su revolución. Tuvo la oportunidad de conocer al “Che” Guevara, luego de la publicación de su ensayo “Ideas estéticas en los manuscritos económico – filosóficos de Marx”. Recibió el titulo de Doctor Honoris Causa de la Universidad de la Habana.

Se convirtió en uno de los maestros más queridos de la UNAM y en un intelectual que destacó por sus valores consistentes, su rigor y lucidez extraordinaria. Desarrollo una fructífera tarea de investigación y cátedra,

Dueño de una prosa precisa y coherente, fue uno de los pensadores marxistas más importantes del siglo XX. Murió a los 95 años a causa de una neumonía.