Tu entrada a la 3D

Ciencia y Tecnología

El espacio que se tiene en el hogar u oficina es para muchos un factor determinante al momento de realizar la adquisición de un dispositivo tecnológico, una razón de peso a la que los japoneses han escuchado desde hace tiempo y por la cual se han dedicado a reducir el tamaño de los tableros y circuitos. Un nuevo equipo que responde a esto es el HMZ-T1, mejor conocido como el visor personal 3D de Sony, que es algo así como una pantalla OLED de 150 pulgadas que ofrece imágenes tridimensionales en alta definición, pero con la peculiaridad de que todo ocurre a unos cuantos centímetros enfrente de nuestros ojos.

El visor no es un casco, ni tampoco unos anteojos, se trata de algo intermedio, ya que se coloca sobre nuestra cabeza sujetándose de manera cómoda por encima y alrededor, permitiéndonos ver dos diminutas pantallas, una para cada ojo, lo que da el efecto de 3D estereoscópico, aunque solamente si el contenido es de dicha naturaleza, pues también permite disfrutar de video HD en dos dimensiones. Una vez que se tiene puesto el visor, junto a cada oído queda un audífono, sumamente aislante del sonido exterior y con 5.1 canales simulados de audio envolvente.

La vista de cada persona es distinta, por lo que para lograr un mejor enfoque de la imagen hay que deslizar con los pulgares unos pequeños controles debajo de cada lente, lo cual no tiene mayor complicación. Personalmente tuve problemas cuando probé el equipo ya que utilizo lentes para ver, pero si ese es el caso, uno puede ponerse los anteojos antes de colocarse el visor y asunto solucionado. No resulta tan cómodo como tener puesto sólo el visor, pero se aprecia una extraordinaria nitidez, estando el visor conectado a una fuente vía HDMI, mostrando imágenes con resolución de 1280x720 pixeles, es decir, 720p.

La experiencia de ver una película o jugar un videojuego es de cierta forma más intensa, aunque no se puede compartir con alguien más, pero el visor 3D resulta idóneo si se vive con otra persona y no se le quiere molestar durante la noche mientras se juega algo como Call of Duty: Modern Warfare 3 o se ve una cinta de acción. Así no le molestará ni la luz, ni el ruido. Otro caso en el que el visor 3D es muy práctico es cuando se tiene un departamento o cuarto pequeño y ya no cabe ni un alfiler. Habrá quien diga que para eso son las pantallas planas, que actualmente llegan a tener solo 4 mm. de grosor, pero en ocasiones no se tiene ni una pared libre.

La desventaja principal del visor 3D es que aún no es tan ligero, pesa 420 gramos, lo que después de unos minutos hace que nos cansemos si no estamos recostados en un sillón con la cabeza apoyada. Otro problema puede ser la sensación de claustrofobia para quienes sufren de ello, pero de ahí en fuera el dispositivo es bastante práctico. Es probable que el visor personal 3D llegue a las tiendas de México, aunque no ha sido confirmado, por el momento se vende en Japón y Estados Unidos por alrededor de 800 dólares.

Visor 3D