Rodolfo Usigli y el nacimiento del teatro mexicano moderno

Artes Escénicas

El teatro forma parte de las bellas artes y es tan antiguo que los griegos ya habían dominado un antiguo rito que data desde la prehistoria, cuando el ser humano comenzó a comprender la importancia de la comunicación. Más adelante, en algunas ceremonias religiosas los humanos imitaban animales o deidades que cazarían, combinando en muchos casos el movimiento y los gestos con música y danza, y objetos como máscaras para expresar roles o estados de ánimo.

El arte dramático surgió de la evolución griega gracias a la cual nació la tragedia, en donde el público dejó de participar en el rito para convertirse en espectador de un mensaje educativo, de transmisión de valores y de catarsis. Poco después surgió la comedia para hacer crítica política y social con ayuda de la sátira, y más adelante se añadieron la mímica y la farsa al conjunto teatral.

En México, el teatro moderno encontró su nacimiento gracias al poeta, dramaturgo, escritor y diplomático Rodolfo Usigli, quien nació el 17 de noviembre de 1905 en la ciudad de México, hijo de padres inmigrantes. Sin embargo, debido a la Revolución, su padre murió y Rodolfo tuvo que abandonar la escuela para buscar trabajo, pero estaba determinado a convertirse en un intelectual, por lo que fue autodidacta. Para 1939, recibió una beca Rockefeller para estudiar dirección dramática en la Universidad de Yale, y al regresar a México fue profesor de drama en el Instituto de Bellas Artes, además de traducir poesía y drama del inglés y francés.

Algunas de las obras más sobresalientes de Usigli son El Gesticulador (1983), en donde realiza una crítica al régimen revolucionario mexicano, por lo que fue censurada por el gobierno; Corona de Sombra (1943), cuya figura principal es Carlota de Bélgica y con la que inauguró el teatro que lleva su nombre en Monterrey; Corona de Fuego (1960), y Corona de Luz (1964), que analiza la influencia de la virgen de Guadalupe en la cultura nacional mexicana.

Debido a que no tuvo el éxito esperado como escritor dramático, se unió a las fuerzas diplomáticas para servir durante 20 años en Francia, Líbano y Noruega, pero no por ello dejó de escribir y fue cuando completó su trilogía de obras Corona. También tuvo mucho contacto con artistas e intelectuales europeos y norteamericanos, como Henri Rene Lenormand, Jean Cocteau, T. S. Eliot, George Bernard Shaw, Bruno Traven, Clifford Odets y Elmer Rice, lo cual es bastante sobresaliente para una persona que no completó la preparatoria y que a duras penas terminó la secundaria nocturna.

En México recibió el Premio Nacional de Literatura y por supuesto, el título del fundador del teatro moderno mexicano. A la fecha, el centro dedicado a las artes dramáticas más importante de México, el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral ""Rodolfo Usigli"" lleva su nombre.