Pikmin 3, la tercera parte es la mejor

Ciencia y Tecnología

Así como la serie de videojuegos de The Legend of Zelda surgió de los recorridos que Shigeru Miyamoto hiciera por los bosques cercanos a su casa en Kioto, Japón, cuando era niño, o Wii Music a raíz de experiencias que tuviera tocando guitarra y piano, Pikmin nació de una afición más del también creador de Mario Bros. y Donkey Kong, la jardinería.

Miyamoto imaginó a diminutas criaturas viviendo entre las plantas y a finales de 2001, el primer juego de Pikmin llegó a la consola casera de Nintendo, Gamecube, teniendo muy buena recepción, tanto por parte del público como de la critica. En ese título, un astronauta llamado Olimar debía controlar a criaturas, conocidas como Pikmin, para recuperar las partes de su nave que se había estrellado.

En 2004, la secuela, también para Gamecube, nos presentó a Olimar regresando al planeta donde cayó en el primer juego, pero con un compañero, Louie, teniendo que recolectar, ayudado también por las criaturitas, objetos valiosos para costear un cargamento extraviado.

Ambos títulos fueron lanzados posteriormente para Wii con gráficos y texturas más detalladas, e incorporando el uso del control sensible al movimiento. A pesar de ser muy entretenidos y reconocidos, las ventas no fueron tan grandes como las de otros juegos producidos por Miyamoto, aunque eso podría cambiar con el nuevo Pikmin 3 para Wii U.

Ahora, el productor de juegos galardonado en 2012 con el premio Príncipe de Asturias, nos presenta a tres personajes exploradores del espacio, el ingeniero Alph, la bióloga Brittany y el capitán Charlie, quienes viajan hasta el planeta de los Pikmin, PNF-404 (el cual muchos sospechamos se trata de la Tierra sin humanos), para conseguir alimento y así salvar a su planeta, Koppai, de la extinción.

Algo sale mal durante el aterrizaje y cada tripulante de la nave Drake termina por un lado distinto, enfrentando grandes peligros, pero también conociendo a nuevos tipos de Pikmin, los cuales serán clave para recolectar las gigantescas frutas. Están los rojos que son guerreros inmunes el fuego, los azules que aman el agua y los amarillos resistentes a la electricidad.

Cada tipo de Pikmin tiene una función distinta y es importante considerarlo, ya que el juego es de estrategia en tiempo real, así que manejando montones de Pikmin en pantalla habrá que esperar algunas bajas, pero de forma justa en un ciclo de vida, con los enemigos caídos se pueden sembrar más Pikmin.

Nuevos tipos se tienen disponibles en esta ocasión, están unos con alas que nos ayudarán a cargar objetos volando y otros de roca que serán capaces de ocasionar más daño a los enemigos o tumbar barreras.

Otra de las novedades de Pikmin 3 es que se puede jugar con gamepad, el control con pantalla táctil de Wii U para manejar todo, estando dentro de la trama representado por una tableta que tienen los personajes llamada KopPad, en la que revisan el mapa del área y otros datos, además de que les sirve de intercomunicador.

Adicionalmente se puede emplear el control de Wii con nunchuk, o bien, el control conocido como Pro, todo depende de la preferencia del jugador. Sea cual sea el esquema que elijan, esta entrega presenta por primera vez en la serie gráficos en HD, así que el agua, el fuego, nieve y efectos de iluminación, lucen casi reales.

En cuanto a funciones sociales en línea, se pueden tomar fotografías de nuestro juego usando el gamepad como visor en primera persona y compartir con otros usuarios. En general Pikmin 3 vale mucho la pena, tanto por la diversión que ofrece como por sus valores de producción, sobresaliendo la banda sonora y una impecable localización al español mediante subtítulos, ya que los personajes hablan su propio idioma. Y a pesar de que puede llamar principalmente la atención de los niños, es un título recomendable para todas las edades.