50 años de amor por la música

Música - Personajes

Jorge Federico Osorio tocó por primera vez en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes en junio de 1964 y fue un año después, en Guadalajara, cuando ofreció su primer recital profesional, pero el amor por la música lo ha acompañado durante toda la vida.

Osorio dice que el comienzo de su carrera en realidad “no es con el piano sino con la música en sí”. Hijo del violinista Juan José Osorio –quien abandonaría la música para convertirse en político- y la pianista Luz María Puente, vivió su infancia entre acordes.

Recibió las primeras clases de piano por parte de su madre y a los once años decidió que quería ser pianista.  Ingresó al Conservatorio Nacional de Música en 1963.  En 1964 ganó el concurso Juventudes Musicales.

A los 16 años se fue a París, becado por el Conservatorio Nacional de Francia; realizó estudios en el Conservatorio de Moscú y con el tiempo se convirtió en uno de los más eminentes pianistas de México.

Entre los muchos escenarios y colaboraciones que ha realizado a lo largo de su carrera, destacan la gira por el Reino Unido al lado de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México y su participación con la Orquesta de Filadelfia, en la que interpretó el Concierto para piano de Carlos Chávez, en el Bard Music Festival de Nueva York; también ha tocado con la Orquesta Sinfónica de Chicago, en el festival de Ravinia.

“Lo maravilloso de la música en vivo es que es un momento que no se va a volver a repetir”, comenta el músico en una entrevista realizada por Lorena Mora “y como profesional prefiero hacer vivir la obra […] procurar de alguna manera que trasciendan las vivencias de la música, en eso trato de concentrarme”.

En el año 2012 le fue entregada la medalla Bellas Artes,  el máximo reconocimiento que el Instituto Nacional de Bellas Artes concede a las figuras destacadas en el arte.